domingo, 15 de marzo de 2009

Mamás, OJO con lo que comen nuestros hijos!!!!

Ayer fue un día atroz. Sentí que envejecí 20 años en un sólo segundo. Todo iba bien, estaba en casa con mis dos hijos, Martín (4 años) y Máximo (8 meses), estuvo mi mamá en la mañana y luego llegó mi suegra. Almorzamos y todo estaba normal. Yo me había dado cuenta de que Máximo había estado con dificultades para hacer caquita, porque hasta el dia de hoy no puedo darle mamadera, no acepta jugos ni agua, el único líquido que toma es la leche de mi pecho. Luego de almorzar, fuimos a la pieza a colocarle un supositorio de glicerina a ver si lo ayudaba. Lo dejé tendido en la cama con el pañal abierto, él comenzó a hacer fuerzas, hasta se puso medio morado. En ese momento vi que hizo un poquitito de pipí, y venía con sangre!!!!!, me aterré. Me pasé miles de rollos pensando en qué podía ser, si había comido algo extraño, si tenía alguna complicación en sus riñones, en su vejiga, me dieron ganas de llorar a mares!!!!

Llamé de inmediato a Raúl y le conté, sin más que decir, el salió de su oficina rumbo a la casa. Le escribí un correo a su doctor, quien me llamó de inmediato, me pidió información de lo que había sucedido, me hizo una serie de preguntas y luego me dijo que lo mejor es que lo llevara al servicio de urgencias de la clínica para que lo revisaran. Partimos.

Llegamos allá y la pediatra de turno lo examinó y notó un poquito de sangre en su pene. de inmediato le indicó una serie de exámenes de orina, uno de sangre y una ecografía. Horrible fue el examen de sangre, obligar a un bebé indefenso a que no se mueva, mientras una estúpida enfermera le mete y saca una jeringa buscándole la vena, mientras mi hijo se rajaba llorando, dejó las sábanas estilando de sudor. Le pusieron una de esas mariposas, dijeron que era por si tenían que colocarle algún medicamento. ¡Pobrecito! se veía con el brazo todo vendado por todo el cablerío que tenía. Mientras yo pensaba lo peor. Y sólo quería llorar, pero entendía que mis energías se las iba a traspasar a él y me interesaba que estuviera lo más tranquilo posible. Además, parece que fue el dia de los bebés en la clínica, porque habían como 3 más y lloraban demasiado. Eso me angustiaba.

Lo extraño es que al tomarle el examen de orina, ésta era de color normal ?????. Además, Máximo estaba de buen ánimo, sin fiebre, que pudiese estar acusando una infección urinaria, o problemas en sus riñones o en el bazo, en fin, le hicieron una eco y le encontraron todo normal. Poco a poco me iba tranquilizando, pero entonces, ¿qué podía ser?, porque uno no sangra por la orina de gratis. Tenía que haber una explicación. La doctora me preguntó qué había comido. Recuerdo bien la comida que le había hecho, nada tenía betarraga, sólo eran verduras verdes, con pollo y zuchini. No, no era por la comida.

Alrededor de las 7 de la tarde, nos dieron de alta, con una hora para el proximo día con una Nefróloga y el resultado del resto de los exámenes. Al día siguiente, puntualmente estábamos nuevamente en la Clinica. La doctora revisó toda la información, lo revisó y nada, no le encontraba nada. Lo único que nos indicó es que le repitiéramos los exámenes de orina y la eco, esta vez, con su vejiga llena. Nos volvimos a ir con esa sensación extraña, de estar feliz porque no le encontraron nada, pero a la vez, sentir que eso tiene que tener una explicación, no nos podemos quedar así. Nos fuimos a la casa de mis suegros y estuvimos allá todo el día. Llegamos en la noche a la casa, y senté a Máximo en la silla de comer que es de Martín. A Máximo le gusta la silla, se entretiene harto, le paso juguetes que poco a poco va tirando al suelo, le paso frutas o galletas de vino (que no debería hacer para que no se acostumbre al azúcar, pero me gusta que se acostumbre a masticar... mi duda? lo estaré haciendo bien o mal?... comentario para otro post.), y por último, si no tiene con qué jugar, se entretiene con una de las tiras de seguridad, y la muerde y la tironea. Le empecé a dar agua con un gotero, botaba la mitad y la otra lo tomaba, pero algo es algo... cuando terminé de darle, lo tomé para ir a sacarle su ropa empapada, cuando le veo la pierna teñida de rojo, qué será?, reviso y me doy cuenta que la tirita que el mordisquea, está teñida de rojo con tempera. Hago memoria y voilá!!!, recuerdo que Martín había estado jugando en la mañana con tempera sentado en su silla!!, lo más probable es que Máximo después chupeteó la tirita y se tragó la tempera, y como ésta no se diluye en el estómago, le salió el pipí con tempera... Uff!!! VOLVÍ A NACER!!!!, qué alivio para nuestros corazones!!! saltábamos de felicidad con Raúl!!!, pensando y esperando que haya sido eso lo que le pasó...

Amigas, hay que estar siempre pendiente, porque cuando nos descuidamos, pasan este tipo de cosas, gracias a Dios que ya pasó...


Hasta la próxima!!!


PD: igual le haré los exámenes, no pierdo nada.
PD2: La cuenta de la Clínica nos salió $254.000, menos mal que tenemos contratado un seguro que cubre las urgencias, es decir, nosotros pagamos, luego reembolsamos en la isapre y finalmente la clinica nos devuelve el resto, si no, estaríamos lamentando además el bolsillo!!!, asegúrense con un buen plan en alguna clínica que cubra las urgencias!!!
PD3: La Clínica en la que nos atendemos, es excelente, nunca hemos tenido algun problema, nos atienden super bien, la parte administrativa es horrible, es super burocrática, pero la parte médica es de lo mejor. Si alguien quiere que le indique el nombre de ésta, escríbanme y les responderé.




Para serlo, hay que vivir intentándolo.....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada